1 de marzo de 2020

Johan Cruyff: la renovación 14

Por Jesús Castañón Rodríguez

Johan Cruyff: la renovación 14

Jesús Castañón Rodríguez

En marzo de 2020 se cumplen cuatro años del fallecimiento de Johan Cruyff (Ámsterdam, 1947-Barcelona, 2016), jugador y entrenador de fútbol, así como empresario deportivo.

Como futbolista actuó en el Ajax (1964-1973 y 1981-1983), F.C. Barcelona (1973-1978), Cosmos (1978), Los Ángeles Aztecs (1979), Washington Diplomats (1980-1981), Levante (1980-1981) y Feyenoord (1983-1984). Internacional con Holanda en 48 ocasiones, también disputó 2 partidos con la Selección de Catalunya, 3 con una Selección Mundial y 5 con la Selección Europea. Su palmarés está formado por: 3 Copas de Europa, 8 Ligas, 5 Copas, 1 Copa Intercontinental y 1 Supercopa de Europa con el Ajax; 1 Liga y 1 Copa del Rey con el F. C. Barcelona; 1 Liga y 1 Copa con el Feyenoord y el subcampeonato de la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA en 1974 con Holanda. Además, fue premiado con el Balón de Oro en 1971, 1973 y 1974 y reconocido como futbolista holandés del año en 1968, 1972 y 1984 y como deportista holandés del año en 1973 y 1974.

Como director técnico estuvo ligado a los clubes Ajax (1985-1988) y F.C. Barcelona (1988-1996), así como la Selección de Catalunya (2009-2013). Recibió los galardones Mejor entrenador del mundo World Soccer en 1987, Entrenador del equipo ideal mundial  Onze de Oro en 1992 y 1994 y Mejor entrenador de la Liga en  las temporadas 1990-1991 y 1991-1992. En su carrera obtuvo 2 Copas y 1 Recopa con el Ajax, así como 1 Recopa, 4 Ligas, 1 Copa, 3 Supercopas de España, 1 Supercopa de Europa y 1 Copa de Europa con el F. C. Barcelona.

Esta amplia trayectoria fue distinguida con otros galardones como Mejor jugador europeo y segundo mundial del siglo XX por la FIFA en 2004, la Cruz de Sant Jordi en 2006 y el premio Laureus al deportista con mejor carrera profesional en 2006.

La renovación de un genio rebelde

Su forma de entender el fútbol desde el césped y el banquillo se basó en la importancia de la estética y el talento, la supremacía de la técnica sobre los aspectos físicos y la aplicación de un estilo personal en el que alcanzan gran importancia el carácter, la autoestima y la seguridad.

El desarrollo de este último, que se juega con la cabeza, se asienta en la formación, la educación y la cantera combinando la seriedad y el diálogo, la enseñanza y la diversión, la defensa de los derechos del deportista, la astucia y la creatividad, la reflexión y la intuición…

Fue un pensamiento grande, generoso e influyente al encontrar difusión en el periodismo, en libros y a través de su propia fundación para la formación de deportistas con conocimientos del deporte aplicados a su vida profesional con una vocación internacional y en relación con universidades. Se hizo con seriedad, vocación de servicio y pensamiento racional.

Sus aportaciones comprenden varias razones pasionales del fútbol que la razón convencional no entiende.

La mirada desde el campo

Sentimiento de felicidad

En su pensamiento futbolístico jugar bien consistía en combinar creatividad y disciplina en la ejecución correcta de movimientos, destacaba la necesidad a enseñar a jugar al fútbol guiando a los niños para que disfruten, contagiando alegría, estimulando valores de espontaneidad, atrevimiento, imaginación y desparpajo, armonizando creatividad y disciplina… El cruce entre la calle, el club y la competición da lugar a 14 conceptos sobre el juego: técnica, táctica, creatividad, aprender, desarrollo, responsabilidad, respeto, coaching, juego en equipo, iniciativa, personalidad, la necesidad de jugar en equipo, la integración y el compromiso social.

Para el futbolista, consideraba que la presión del entorno no debe recaer sobre el jugador sino sobre el balón, que es más valioso para el jugador el vestuario que la directiva y que la actuación acertada y presente en el campo prima sobre su historial.

Aportó innovaciones como jugador en lanzamientos de penaltis, cambios de ritmo, remates acrobáticos imposibles… en clubes que deseaban jugar el mejor fútbol del mundo y tenían la suficiente altura de miras para hacer sentir diferentes a los seguidores y crear identidad con el entorno de las entidades dada su influencia positiva en el rendimiento de los jugadores y en la alegría de los hinchas.

Mentalidad abierta contra las tensiones

Prestó especial atención a las tensiones mentales de los futbolistas, al entender que al balompié se juega con el cerebro, para hacerse respetar y defender sus intereses.

Supo dar forma a la rebeldía ante decisiones arbitrarias e injustas del poder y el dinero, tanto de árbitros como juntas directivas. Resalto la trascendencia de la familia en la toma de decisiones, la repercusión de tener una juventud buena, el humor, las compensaciones a la tensión, no mirar al pasado…

Una de sus mayores aportaciones está relacionada con la psicología colectiva de los equipos. Inspirada en los principios con los que Stefan Kovacs y Rinus Michels crearon el Fútbol Total en el Ajax, aplicó sus ideas hacia una innovación europeísta y de futuro.

El convencimiento en las propias posibilidades y el estilo propio fueron los pilares de una mentalidad contagiosa de victoria con trabajo, esfuerzo, tenacidad y audacia y un punto de diversión. La alegría, la frescura y la mentalidad ganadora sin miedos ni complejos forjaron un carácter que miraba de frente a la vida para superar convencionalismos y estereotipos, contar con la certeza interior de tener razón y remar contracorriente hasta superar incomprensiones.

Sobre el juego exaltó la importancia del portero para colocar la defensa y de saber qué hacer con el balón, el juego en vertical desarrollado por las bandas con laterales y extremos que desarrolló como entrenador.

El uso de aparentes excentricidades, tras una forma humorística, para comunicar con rebeldía experiencias que hay que superar y que encierran aspectos de gestión e innovación en el liderazgo.

El profesionalismo

Johan Cruyff fue el primer futbolista en entender que el futbolista profesional debía crear unos cauces en sus relaciones con la sociedad a través de la prensa y la publicidad.

Con la prensa aplicó un sistema de relaciones que combinaba las colaboraciones con los medios, como la contraportada “Última de Marca” entre 2002 y 2004, la asistencia a todo tipo de entrevistas y la realización de declaraciones aparentemente excéntricas que respondían a la creciente necesidad de aprender a encajar críticas y a pensar en términos pragmáticos totalmente alejados del aprendizaje del sistema educativo tradicional. Comprendió que el futuro del fútbol iba ligado al dinero ingresado por las televisiones, por lo que era imprescindible una formación en márketing y merchandising para crear una unidad de acción económica y técnica capaz de ser comercializada y gestionada.

El deportista como icono social tomó forma con la firma de contratos de publicidad con Pinturas Bruger en 1974 y 2002, con los calzoncillos Jim, el lanzamiento de su propia marca de calzado deportivo, la participación en campañas antitabaco y en los partidos contra la droga organizados por Luis del Olmo.

La interacción con la sociedad

Supo interpretar la fuerza emocional del fútbol profesional para orientarla a expresar compromisos sociales, promover valores del fútbol e impulsar señas de identidad y sentimientos de pertenencia a una comunidad.

Centró su acción en acciones de ayuda social a través del deporte y en formación en conocimientos del deporte para seguir con una carrera profesional en él.

Los proyectos de ayuda a través del deporte para niños con discapacidades y jóvenes con riesgo de exclusión social dieron lugar a la Johan Cruyff Foundation en 1995. Inspirados en un primer momento en la labor de los estadounidenses Special Olympics Summer Games favorecidos por Eunice Kennedy, generaron un trabajo basado en 14 principios: espíritu de equipo, responsabilidad, respeto, integración, iniciativa, dirigirse, personalidad, participación social, técnica, táctica, desarrollo, aprender, jugar juntos y creatividad.

La formación en conocimientos deportivos corrió a cargo del Johan Cruyff Institute. Respondieron a la preocupación por la reinserción a la sociedad del deportista al finalizar su carrera deportiva. Con el fin de paliar las desventajas de no haber estudiado antes, el cambio del carácter ante la falta de actividad física en un ritmo parecido al de la alta competición, la difícil aceptación de la retirada, la presencia de dinero acumulado en una carrera deportiva y el riesgo de su exposición ante gentes que se quieren aprovechar del deportista, se fomentó una nueva actitud de aprendizaje continuo. Conocimientos de gestión deportiva, mercadotecnia deportiva y patrocinio, administración, coaching, comunicación emocional fueron orientados específicamente a las necesidades y reglas de negocio del deporte profesional en el mundo globalizado y a la función deportiva, social y cultural de los clubes con acciones ligadas a voluntariado e innovación social.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es autobiografa.jpg

LENGUA

Al menos, cinco libros se han dedicado en Holanda a recopilar anécdotas, citas curiosas y declaraciones y la sociedad lingüística Onze Taal dedicó un número monográfico a su forma de hablar.

Autores españoles y holandeses han analizado la construcción de su discurso. Paradojas que llevaban a una visión más profunda como “cada desventaja tiene su ventaja”  en cuanto punto de partida para sacar lo positivo de un contratiempo o derrota, tautologías y pleonasmos, neologismos, cruces de expresiones inglesas, españolas y neerlandesas como en un momento dado en vez de en cualquier momento, creación de sentencias lapidarias a imitación de su entrenador en el Ajax y F. C. Barcelona Rinus Michels como “la casualidad es lógica” para expresar que hay que hacer lo que se debe hacer y no existen casualidades, latiguillos, pronombres en primera persona del plural y uso del usted para referirse a sí mismo, cambios de género de las palabras y modificación de expresiones como gallina de piel, refranes y el uso del humor conformaban algunas características de una singular forma de hablar única e intransferible de su personalidad que acabó transmitiéndose como una imagen del personaje que fue rápidamente captada por imitadores y cómicos.

Dio nuevos sentidos a palabras para definir su estilo de juego como entrenador. Aporta carril y carrilero como consecuencia del cambio de concepción al fútbol en vertical, a partir de la herencia de Kovacs y Michels y su fútbol total  que destacaba la importancia del juego de banda y de los extremos y que Cruyff transformará al delantero como primer defensa y al portero como primer atacante. Caracteriza como pelotero al futbolista joven e inexperto que tiene talento. Nombra como entorno al cruce de intereses creados alrededor de una entidad deportiva con la urgencia histórica de ganar campeonatos. Denomina cambio de ciclo, el nuevo período que se abrió tras la derrota ante el Milan en la final de la Liga de Campeones en 1994 en Atenas. Innovó con el rondo como ejercicio de entrenamiento para el trabajo de la posición fija, la transición de la estructura de posiciones a la hora de recuperar el balón y los cambios de orientación del juego. También con el uso de extremos a pierna cambiada, que jugaban en la banda contraria a su pierna buena para ejecutar con mayor eficiencia el regate hacia dentro, el pase interior, el cambio de orientación, el centro a la espalda de los defensas rivales y el remate con la pierna buena. Y con la posesión del balón como principio de juego ofensivo que asegura el balón para avanzar entre líneas, mantener un resultado, recuperar energía, agotar al rival o generar espacios.

El editor de Idiomaydeporte.com en el Johan Cruyff Arena

Su permanente transgresión verbal, probablemente reflejaba la lógica profunda que separa lo real de lo ideal y la distinta velocidad entre un pensamiento futbolístico innovador -dirigido a los estamentos del fútbol- y la dificultad para su expresión correcta en un idioma dada la vida multilingüe en la que se desarrolla la carrera de los futbolistas profesionales. Señala el predominio del poder de la comunicación sobre la forma del lenguaje para dar forma a conceptos que se escapan a la evidencia, o para emitir sentencias. Y remarcaba una tendencia europea de entrenadores que, aunque hablan varias lenguas, su éxito fue renovar los códigos futbolísticos, como por ejemplo, Helenio Herrera y, posteriormente, Pep Guardiola.

Es el hombre de fútbol que habla mucho, escribe poco e improvisa y cuenta con conocimientos básicos de varios idiomas aunque no los domina a la perfección, por lo que se hacen visibles errores gramaticales, frases interminables o fallos de pronunciación.

LA VISIÓN HUMORÍSTICA Y LITERARIA

La mirada del humor exprimió la figura de Johan Cruyff y su forma de hablar en el humor gráfico, radiofónico, televisivo, musical y literario.

El primero criticaba al entrenador en el desvío de responsabilidades hacia las condiciones del terreno de juego, la presión ambiental o el bajo rendimiento de los jugadores cuando se producían derrotas. Y reflejaba el uso de su popularidad como plataforma para reivindicaciones políticas, con la autorización de una manifestación pacífica en apoyo de Johan Cruyff, bajo el lema «CRUIFFnistía» y «CRUIFFbertad» en paralelo a las reivindicaciones de amnistía y libertad en los años setenta.

Fue uno de los personajes favoritos para imitar su voz a la hora de recrear la actualidad mediante situaciones de fantasía en las que hacía unas singulares modificaciones de refranes y frases hechas. Pasó en los programas de radio que resumían la jornada (¡Ya  te digo!), comentaban de forma disparatada la actualidad semanal (El estado de la nación y El jardín de los bonsais), creaban situaciones cómicas del partido en transmisiones satíricas de encuentros (Forza Barça!).

En televisión, la combinación humor y ficción sentó a numerosos deportistas en programas que recrean la actualidad con humor como fue Lo + Plus, pero el encaje perfecto llegó con la broma visual agresiva o slapstick en la que muñecos, a imitación de los Spitting Images de la BBC con su carga emocional en el código visual en vez de en el lingüístico, presentaban la actualidad de forma disparatada en secciones y programas como El fútbol es asíEl Parador NacionalForça Barça!, Las Noticias del GuiñolLos FriquiñecosLos GuguqúsLos Muñegotes

En la música, se recreó su figura en “Phutbol”, tema del grupo Los sencillos que cantaba la pasión por el fútbol en relación con diversas acciones sociales, citaba al astro holandés en una interminable lista de grandes jugadores y participaba en una jugada ficticia en la que marcaba un gol tras participar en ella junto a Franz Beckenbauer y Maradona.

En la literatura aparece en Sociología insolente del fútbol español (1975), de Francisco Cerecedo, un conjunto humorístico de acotaciones periodísticas con apuntes basados en la imaginación y la ironía para trasladar la retórica política a la sociedad a través del balompié. Y también en El diccionario de Coll, obra en la que el humorista José Luis Coll da un nuevo sentido a la palabra Cruyff para convertirla en una “unidad de moneda holandesa equivalente a un millón de dólares, o más”.

La mirada literaria también ha creado novelas y acotaciones periodísticas.

Las primeras hicieron jugar en la cancha literaria su vida y su creatividad como entrenador. En El joven Cruyff, Jan Eilander realiza una biografía novelada de la infancia y la juventud, de los tiempos de espera y esperanza, de la vida familiar y estudiantil enfocada por y para el fútbol. El cambio de sistema de juego en vertical, que daba mayor importancia del juego de banda y de los extremos y fue impuesto en el F.C. Barcelona, fue recreado literariamente por el futbolista Gary Lineker en ¿Dónde está el delantero centro?, ganadora del VI Premio de Novela Deportiva Don Balón, y en la que relata la experiencia de ser alejado centro del área para pasar a jugar en una de las bandas.

Las segundas, con motivo de su fallecimiento fue  destacado por Juan Cruz, Josep Maria Fonalleras y Martí Perarnau por su carácter irrepetible, su mentalidad sin miedo, su juego alegre y ligero, su rebeldía con aire de fiesta, su capacidad para abandonar la rigidez con el fin de llegar a la belleza… Y todo ello para crear realismo mágico y complacencia.

Epílogo

Fomentó una mentalidad contagiosa que superó convencionalismos y estereotipos y creyó en el convencimiento en las propias posibilidades y el estilo propio asentado en la realidad social combinando trabajo, esfuerzo, tenacidad y audacia y un punto de diversión. Tuvo gran estima por valores de espontaneidad, atrevimiento, imaginación y desparpajo.

Esta concepción pasional del fútbol se basaba en la promoción del fútbol base, en dar oportunidad a muchos chicos, en proponer un estilo propio enraizado en la realidad social que piensa en el deportista e icono social con una dimensión publicitaria, en la apuesta por la renovación, en interpretar el fútbol como una profesión y en destacar la fuerza emocional del deporte.

Referencias bibliográficas

Castañón Rodríguez, J.: Humor a patadas en 100 años de fútbol. Gijón: Fútbol Asociados, 2002.

Castañón Rodríguez, J.: Hinchas del idioma: el fútbol como fenómeno lingüístico. Madrid: Pie de página, 2018.

Cerecedo, C.: Sociología insolente del fútbol español. Madrid: Asociación de Periodistas Europeos, 1998.

Cesc-Solà i Dachs, L.: El humor culé. Barcelona: Barcanova, 1998.

Coll, J. L.: El diccionario de Coll. Barcelona: Planeta, 1975.

Cruyff, J.: Mundiales 74. Madrid: Sedmay, 1974.

Cruyff, J.: Nuestra liga. Barcelona: El Mundo Deportivo, 1991.

Cruyff, J.: Mis futbolistas y yo. Barcelona: Ediciones B, 1993.

Cruyff, J.: Mi filosofía. Barcelona: Ediciones B, 2013.

Cruyff, J. y otros: Atlas der Fußball-WM 98 – Die Stars, die Mannschaften, die Mythen, alle Strategien. Barcelona: Editorial SOL 90, 1998.

Cruijff, I. y S. de Boer: Uitspraken. Typisch Cruijffiaans. Ámsterdam: Schuyt Nederland, 2013.

Cruz, J.: “El jugador que volaba”, As, Madrid, 25 de marzo de 2016.

Davidse, H.: Je moet schieten, anders kun je niet scoren. La Haya: Bzztoh, 1998.

Davidse, H. y H. ten Berge: Johan Cruijff is ongeneeslijk beter. La Haya: Bzztoh, 2000.

Díaz, L.: Luis del Olmo, protagonista. Barcelona: Planeta, 1999.

Eilander, J.: El joven Cruyff. Barcelona: Ediciones B, 2012.

Fonalleras, J. M.: “El evangelio de Johan”, Sport, Barcelona, 25 de marzo de 2016.

Forges: Forges 3. Madrid: Sedmay, 1975.

Forges: Forges 4. Madrid: Sedmay, 1976.

Hamil, S. y J. Michie, C. Oughton y S. Warby: Football in digital Age. Londres: Mainstream Publishing, 2000.

Johan Cruijff: Uitspraken – Een biografie in citaten. Ámsterdam: Cruyff Bibliotheek, 2011.

Los Sencillos: “Phutbol”. Bultacos y Montesas. Barcelona: Dro East West, 1997.

Marcel R.: Beckenbauer & Cruijff: De Keizer en de Verlosser. Amberes/Ámsterdam: Uitgeverij Houtekiet, 2007.

Martínez, A.: España va bien. Madrid: Aguilar, 1997.

Middag. G. y K. van der Zwan: “Utopieën wie nooit gebeuren. De taal van Johan Cruijff”, Onze Taal, 11, Ámsterdam, 1996, pp. 275-277.

Ortega, R.: “Cruyff i el llenguatge”, Brou de Llengua, Barcelona, 26 de marzo de 2016.

Perarnau, M.: “El hombre sin miedo”, Sport, Barcelona, 25 de marzo de 2016.

Perich, J.: Así lo vio todo El Perich. Barcelona: Ediciones B, 1995.

Pradera, M.: Lo Max Plus. Madrid: El País-Aguilar, 1999.

Siekmann, R. C. R: “De taal van Johan Cruijff: paradox, tautologie, pleonasme, enz.”, Siekmann.nl, Rotterdam, 17 de junio de 2012.

Stratton Smith (ed.): International Football Book, 15. Londres: Souvenir Press, 1973.

Turmo, J. L.: «Alfonso Arús», Don Balón número 827, Barcelona, 1991.

Turmo, J. L.: «Alfonso Arús, las risas del Mundial», Don Balón número 764, Barcelona, 1990.

Valls, J. y G. Lineker: ¿Dónde está el delantero centro? Barcelona: Don Balón, 1989.

Varios autores: La passion du football. Gründ, 1980.

Winkels, E.: Escuchando a Cruyff. Valls: Lectio Ediciones, 2010.

Winsemius, P.: Je gaat het pas zien als je het doorhebt: over Cruijff en leiderschap. Ámsterdam: Balans, 2004.

Winsemius, P.: Toeval is logisch. Ámsterdam: Balans, 2012.